Lucía Etxebarría entrevistó a Ana María Matute en el programa “Carta blanca”, de TVE. Este espacio de la 2, dirigido por Santiago Tabernero, gira en torno a la idea de convocar en cada edición a un famoso diferente para que diseñe un programa a su gusto y medida.
La última que tuvo la baraja en su poder, la escritora Etxebarría, decidió convocar únicamente a mujeres. De entre todas las invitadas brillaron la actriz Silvia Abascal, con un monólogo de tono acertadísimo y gran calidad interpretativa, y Ana María Matute, quien resultó casi incandescente en su locuacidad.
En la entrevista a su colega, Etxebarría optó por dejarla hablar casi sin interrupciones. La técnica –provocada quizá más por el nerviosismo de la presentadora ante las cámaras que por una decisión deliberada- fue oportuna: Matute enamoró desde la sencillez, el sentido común, la pasión, la inteligencia y la osadía.
“Los premios no te cambian la vida, lo único que de verdad cambia a las personas es el dolor y el sufrimiento”, confesó la autora de “Olvidado rey Gudú” entre muchas otras frases que dijo para el recuerdo.
Tengo un listado de asignaturas pendientes que acaba de ampliarse: leer a la Matute. Mea culpa de un (imperdonable) descubrimiento tardío.

Anuncios