Desde los lejanos días de Oasis proliferan las bandas jóvenes y talentosas que hacen un rock alternativo algo almibarado, resultón, con mucha guitarra, letras profundas y voces (en general masculinas) con potencia pero sin estridencias. Pues bien, yo acabo de toparme con uno de estos grupos de chicos cool, creativos y aún poco conocidos. Son australianos y se llaman Sick Puppies.
Los “cachorritos enfermos” son tres – dos chicos y una chica- y se presentan con la historia perfecta para convertirse en EL descubrimiento musical del momento: se conocieron en la escuela y poco después ganaron un popular concurso de bandas en Sydney. Sumado a esto, su primer disco, “Welcome to the real world”, recibió el empujón añadido de la polémica, que nunca viene mal. Y es que los australianos pensaban incluir en él una versión del tema “Say my name” de Destiny’s Child, pero una demanda interpuesta por el trío femenino les impidió hacerlo.
Sick Puppies se ha mudado a Estados Unidos para preparar su segundo álbum y la canción circula ampliamente por Internet. Justamente, la red de redes terminó de arrimarlos al peldaño del éxito incipiente gracias a la popularidad que logró un video que el guitarrista y vocalista de la banda, Shimon Moore, realizó sobre la “Campaña Free Hugs”, en el que utilizó la canción “All the same”. Moore decidió hacer el video tras ser abrazado por el impulsor de la iniciativa, Juan Mann, en plena calle. Otra buena historia.

Anuncios