Incunables Posludios era un blog dedicado a coleccionar rarezas y discos descatalogados de rock argentino y ofrecerlos gratuitamente a sus lectores.
Pese al éxito que tuvo esta idea -la bitácora recibió 500.000 visitas en cinco meses- su autor, Freddy, decidió cerrarlo junto con el año, en diciembre pasado, tras recibir amenazas.
Incunables Posludios pasó la posta a La Cofradía, creada para “rescatar del olvido la música que voló la cabeza a varias generaciones y también mostrar a los jóvenes de hoy el origen de la música que tanto amamos”.
La historia fue publicada el martes en Argentina por el diario La Nación. Inmediatamente, las visitas a estos blogs y a otros similares también mencionados en el artículo aumentaron como la espuma.
Sin embargo, ayer La Cofrafía anunciaba que “sorpresivamente y casualmente en el día de hoy Rapidshare ha borrado casi todos los links, algunos inclusive subidos hace menos de una semana. Aparentemente a raíz una denuncia hecha por alguien”.
Todo esto no ha hecho más que reavivar el debate en la blogósfera argentina sobre los derechos y las descargas en Internet. En el caso de Incunables Posludios, su autor aseguraba que sólo ofrecía discos agotados y temas inéditos. “No me cabe que esta música pase al olvido por un capricho de las grabadoras o dueños de los derechos”, escribió Freddy en La Cofradía.
El tema sigue abierto y pone en evidencia, una vez más, que los intentos por controlar la red de redes mediante prohibiciones y amenazas son inútiles. Se quedan pequeños ante la inmensidad y la fertilidad de Internet, e incluso la mayoría de las veces producen el efecto contrario.
Quienes se sienten perjudicados por las descargas gratuitas, las copias y la piratería deberán buscar fórmulas más imaginativas para luchar contra ellas, crear aliados en lugar de enemigos y plantearse nuevas formas de negocio adecuadas a esta era tecnológica.

Anuncios