Adrienne Shelly estaba ansiosa e inquieta a finales de octubre de 2006: esperaba una llamada que podía significar el puntapié decisivo que necesitaba en su nueva faceta profesional. Creía que su película “Waitress”, en la que había trabajado más de dos años como guionista, directora y actriz, podía ser seleccionada para el Festival de Cine de Sundance, que se realiza por estos días en Utah.
Adrienne Shelly tenía razón. El 1 de noviembre su agente recibió la notificación oficial de que su tragicomedia sobre la vida de tres camareras iba al certamen creado por Robert Redford. La esperada noticia llegaba, sin embargo, demasiado tarde para ella.
El cuerpo de Adrienne Shelly apareció ese mismo día colgado de la ducha en su oficina, en lo que en un primer momento se trató como suicidio, pese a que amigos y familiares lo descartaban y aseguraban que la mujer estaba viviendo una etapa óptima tanto en lo profesional como en lo personal (tenía una hija de tres años y estaba felizmente casada).
Posteriores investigaciones sacaron a la luz una historia macabra y tristemente ridícula: esa mañana Adrienne intentaba trabajar en su despacho de Greenwich Village pero los ruidos de una obra en el edificio se lo impedían.
La actriz y directora de 40 años decidió -tal vez con los nervios a flor de piel por la expectación- ir a hablar con los obreros. Uno de ellos, un joven ecuatoriano de 19 años, terminó confesando que la discusión subió de tono y un empujón hizo que Adrienne se golpeara la cabeza con una mesa. Temiendo haberla matado, el hombre la colgó de la ducha para simular un suicidio y evitar así ser descubierto.
“Waitress” se verá en Sundance en el apartado “Spectrum”, una categoría en la que se presentan fuera de concurso veinticuatro dramas y documentales de los realizadores más prometedores de Estados Unidos. Esta sección es diseccionada y devorada por los numerosos productores que se acercan a Utah con el fin de descubrir nuevos talentos por los que apostar.
A Adrienne le hubiera encantado saber que su película estaba allí. Que seguramente después del certamen tendría el apoyo y los fondos necesarios para llevar a buen término el nuevo guión sobre el que trabajaba aquella ruidosa mañana del 1 de noviembre.

Vía Guionista en Chamberí

Más información:

Filmografía de Adrienne Shelly
Festival de Sundance
Reportaje de The New York Times (en inglés)
Crónica sobre el crimen en El Universo, de Ecuador

Anuncios