Jim Gray es un reputado informático de 63 años que trabaja en Microsoft. O al menos lo hacía hasta el 28 de enero pasado, cuando el moderno velero en el que navegaba desapareció cerca de la costa norte de California sin dejar ningún rastro.
Las autoridades parecen haber perdido ya todas las esperanzas de encontrarlo y han abandonado la búsqueda. No se explican lo sucedido, ya que Gray era un experto navegante, su embarcación estaba en perfecto estado y poseía los mejores equipamientos y el día que deapareció había muy buen clima en la zona, que fue rastreada una y otra vez por agua y por aire.
La suerte del informático parece estar ahora en manos del destino y del esfuerzo particular que están realizando sus colegas, familiares, amigos e incluso desconocidos de todo el mundo. Además de contratar aviones privados para sobrevolar el océano en busca de rastros del velero y de su ocupante, esta comunidad formada en torno al caso Jim Gray está analizando miles y miles de fotografías de la superficie del mar tomadas con satélites, gracias al apoyo de Google, Amazon y la Nasa.

Cuentan Pixel y Dixel que “más de 6.000 personas han estado rastreando más de 100.000 imágenes los últimos días en un hecho sin precedentes”.
Se buscan más voluntarios, ya que el tiempo es un factor clave en la búsqueda y resta mucho material por estudiar. Quienes puedan y quieran colaborar deben visitar Amazon Mechanical Turk.

Más información:
En castellano:
Según el gaditano de Silicon Valley
En el diario Clarín
En inglés:
El caso Jim Gray
La Guardia Costera deja de buscarlo

Anuncios