Ayer comenzó el Año del Cerdo Dorado en China, donde se ha celebrado con más algarabía y esplendor que nunca, ya que se cree que los períodos correspondientes a este animal son especialmente afortunados.
Así es que este nuevo año chino podría traer aparejado un aluvión de casamientos y hasta un “baby boom”, pues se considera que las uniones y las personas que nacen bajo el influjo del cerdo serán felices y disfrutarán de prosperidad.
Más de 150 millones de personas han regresado a China de todas partes del mundo en los últimos días para disfrutar de esta festividad junto a los suyos.
Pero no sólo China está de fiesta. En gran parte de Asia ha comenzado ayer este Nuevo Año Lunar, que se basa en los ciclos lunares y le corresponde, por turnos, a cada uno de los doce animales que integran el horóscopo chino. El último es el cerdo.
Además se tienen en cuenta los ascendentes, relacionados con los cinco elementos básicos que componen el universo: metal, madera, agua, fuego y tierra.
El Año del Cerdo Dorado se vive una vez cada sesenta años. Está visto como un período de buena fortuna, enriquecimiento y felicidad, aunque en voz baja se dice que también pueden albergar catástrofes y calamidades.


En la foto, un hombre celebra en Beijing la llegada del buen año rompiendo una fuente de metal con sus dientes. Del China Daily (www.chinadaily.com.cn)

Anuncios