“Guillermo: Qué lástima que en tu injustificada obsesión por reclamar la sola autoría de una película parezcas desconocer que el cine es un arte de profunda colaboración. No fuiste –y nunca te has dejado sentir- parte de este equipo y tus declaraciones son lamentables y muy reductivo punto final de este maravilloso y colectivo proceso que todos nosotros hemos vivido y ahora celebramos.
Suerte en tus futuras películas”.

Este es un fragmento de la carta abierta que el director mejicano Alejandro González Iñárritu dirige a, su hasta ahora colaborador, el guionista Guillermo Arriaga.
Los padres de Amores perros, 21 gramos o Babel parecen haber roto definitivamente su relación profesional a raíz de la, según Iñárritu, insistencia por parte del escritor de tratar a sus filmes en común como exclusivos en cuanto a su proceso creativo. La carta, que será publicada en toda su extensión en la edición de marzo de la revista “Chilango”, está firmada también por los actores Gael García Bernal y Adriana Barraza, el director de fotografía Rodrigo Prieto y el compositor Gustavo Santaolalla, todos ellos integrantes del equipo de Babel a los que también parece haber ofendido la actitud de Arriaga.
La respuesta del guionista de Los tres entierros de Melquíades Estrada en “Crónica”, otra publicación mejicana, no se ha hecho esperar: “Yo desconocía esta carta, obviamente que yo no quiero sentir que soy el autor de la película ni mínimamente, creo que una situación de discusión profesional con Alejandro se llevó al término comunal y fue manejado en el sentido de que es contra todos; por supuesto que no, yo respeto el trabajo de todos mis compañeros”.

Extraído del boletín Renoir Noticias, de los cines españoles del mismo nombre.

Más sobre la pelea mejicana.
Y más.

Anuncios