Para sumar un ejemplo más a la eterna comparación (generalmente odiosa para los primeros) entre un libro y su versión cinematográfica, pronto llegará a las pantallas la película basada en Pedro Páramo, la novela de Juan Rulfo. Difícil cometido -asegura Finch desde el Ático- el de conseguir una buena adaptación de una de las mejores obras de la literatura universal.
A cargo del proyecto –una coproducción entre España y México- está el director español Mateo Gil (Nadie conoce a nadie y Soñé que te mataba). Lo acompaña, entre otros, el diseñador de arte mexicano Eugenio Caballero (Oscar por El laberinto del fauno), quien ya se ha puesto manos a la obra: en estos momentos está abocado a encontrar un pueblo fantasma para rodar la historia.
Así lo reveló el propio Caballero en el XXII Festival de Cine Internacional de Guadalajara, capital del estado de Jalisco, donde se busca algún lugar similar al inhóspito territorio que se describe en el libro de Rulfo.
La película empezará a rodarse en octubre y se hará íntegramente en México. Ya se está trabajando también en el diseño de interiores.
Ansiosos esperamos esta nueva adaptación, mientras recordamos algunas opiniones sobre Pedro Páramo:

Gabriel García Márquez escribió, al recordar su primera lectura de la novela:
“… Álvaro Mutis subió a grandes zancadas los siete pisos de mi casa con un
paquete de libros, separó del montón el más pequeño y corto, y me dijo muerto de risa: ¡Lea esa vaina, carajo, para que aprenda! Era Pedro Páramo. Aquella noche no pude dormir mientras no terminé la segunda lectura. Nunca, desde la noche tremenda en que leí la Metamorfosis de Kafka en una lúgubre pensión de estudiantes de Bogotá -casi diez años atrás- había sufrido una conmoción semejante.”

Jorge Luis Borges dejó escrito:
“Pedro Páramo es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua
hispánica, y aun de la literatura.”

Y Susan Sontag también:
“La novela de Rulfo no es sólo una de las obras maestras de la literatura
mundial del siglo XX, sino uno de los libros más influyentes de este mismo siglo”.

Anuncios