Deposite a su bebé aquí. Antes que arrojarlo al cubo de basura…Es el mensaje que repiten los carteles instalados por toda Alemania en el marco de una campaña oficial para intentar detener la muerte de bebés abandonados.
En lo que va de año, veintitrés recién nacidos han fallecido, la mayoría de ellos estrangulados o golpeados por sus madres antes de ser dejados en terrenos baldíos o dentro de contenedores de basura.
Los bebés que son depositados en estos recipientes pasan al cuidado del Estado alemán y sus madres no son investigadas ni denunciadas, como sucede cuando hay un abandono irresponsable o un infanticidio. En general, estas cunas especiales están colocadas en un hueco practicado en la pared (como los antiguos aparatos de aire acondicionado), en lugares poco visibles y fuera del alcance de las cámaras de seguridad.
Cuando el bebé es colocado en ellas se activa un dispositivo automático que lo ingresa suavemente al edificio y lo coloca en una camita caliente. Tras unos minutos -los suficientes para que la madre pueda alejarse- se dispara una alarma para avisar a los profesionales sanitarios de la entrega.
El bebé puede ser reclamado durante un determinado plazo, que en general es de tres meses después del abandono, si su progenitora cambia de idea.

Fuente.
Foto.

Anuncios