Gigantescos trozos de roca transparente se apilan en la Cueva de los Cristales, ubicada en el complejo minero de Naica, al sureste de Chihuahua, en México. El lugar fue hallado hace siete años, en lo que se convirtió en uno de los descubrimientos geológicos más importantes de los últimos tiempos. Ahora, un equipo internacional de científicos trabaja para descubrir sus secretos. La misión resulta sumamente complicada porque adentro de la cueva, de 290 metros de profundidad, hay 50 grados de temperatura y cien por ciento de humedad, lo que dificulta respirar y pone en riesgo los equipos de filmación y fotografía y el resto de los aparatos que se utilizan.
No obstante, la investigación ya está dando resultados. Los expertos acaban de publicar un trabajo en el que revelan el proceso que dio origen a los inmensos bloques de cristal. Explican que habría estado provocado por la permanencia de las soluciones saturadas (la anhidrita y el yeso) a una temperatura muy estrecha y muy estable durante un largo tiempo. Esto ocurrió hace más de veinte millones de años, en la etapa final del proceso de mineralización y mientras la cueva estaba totalmente sumergida. Cuando finalice la explotación minera que obliga a extraer el agua, lo cual llevó al descubrimiento del impresionante bosque traslúcido, las cavernas volverán a su estado original.
En el mismo complejo minero mexicano -un importantísimo reservorio de plata y plomo- está ubicada la Cueva de las Espadas, descubierta en 1912 y repleta también de cristales de yeso, en mayor cantidad pero de mucho menor tamaño.

Este es un adelanto del documental que se está preparando en base al trabajo del equipo de investigación multisciplinaria La Venta:

Más información

Anuncios