Cada tanto, la creencia de que “no hay nada nuevo bajo el sol” se tambalea gracias a los descubrimientos científicos y adelantos tecnológicos. Como en este momento. Además de encontrarse un material muy similar a la kriptonita de Superman, un equipo de hombres de ciencia procedentes de Suiza, Francia y Portugal acaba de anunciar que existe otro planeta que podría ser habitable. Sumado a esto, un grupo de expertos, en este caso británicos, han hallado un extenso bosque tropical fosilizado en Estados Unidos.
La kriptonita, que en su versión real y tangible fue bautizada como jadarita, apareció en Serbia y, aunque tiene una composición química muy parecida a la descrita en la película del superhéroe volador, no es verde sino blancuzca y no emite radiación.
El planeta que podría alojar a humanos tiene cinco veces la masa de la Tierra y está ubicado fuera de nuestro sistema solar. Gira muy próximo a su propio astro: una estrella enana roja llamada Gliese 581. Los científicos que lo descubrieron dicen que es probable que allí el agua sea líquida y haya una temperatura de entre cero y cuarenta grados, con lo cual se darían las condiciones mínimas que requiere nuestra especie para sobrevivir.
En cuanto al bosque tropical fosilizado, fue encontrado debajo de una mina de carbón de Illinois y ocupa unas diez mil hectáreas. Se calcula que tiene 300 millones de años y es tal su riqueza y estado de conservación que permitirá analizar muchísimas especies vegetales ya extintas.
Esta la manera que tiene la ciencia de manifestarse, pues aunque es sometida a un estudio continuo y constante, que generalmente permanece oculto en la indiferencia y la soledad de los laboratorios, muestra sus resultados al mundo con caprichosos saltos evolutivos y descubrimientos asombrosos. Tal como lo hacen los signos de la vejez en el cuerpo o los terremotos que rajan la corteza terrestre.

Anuncios