Unos 48 millones de euros le costó al chino Zhang Lianzhi la peculiar decoración de su casa en Tianjin. El edificio –que prontó será habilitado como restaurante- está revestido de unos 400 millones de piezas de porcelana y cerámica. La tarea demandó cinco años de minucioso y artesanal trabajo.

Vía.

Anuncios