BMX, 2000 - Ryan McGinley

Las fotografías del estadounidense Ryan McGinley buscan capturar la frescura del momento y la magia del movimiento. Se aleja de las composiciones y de los estudios para seguir a sus modelos -en un principio sus amigos de juerga en Manhattan- como un obseso taquígrafo de imágenes de su vida diaria. Los acompaña, cámara en mano, en sus paseos, baños, comidas, actividades deportivas y amatorias, e incluso les propone diversos juegos grupales, como saltar en un trampolín o subirse a un árbol, para atrapar sus reacciones y exhibir la crudeza y la belleza de sus cuerpos desnudos.
Lo que comenzó como una afición casi enfermiza durante su primer año de la carrera de Diseño Gráfico se convirtió para McGinley en una profesión de éxito. A los 24 años presentó su primera exposición en el Museo Whitney de Arte Americano; un año después la sección de arte contemporáneo del Museo de Arte Moderno de Nueva York le dedicó un espacio y desde entonces no ha parado de trabajar y de exponer dentro y fuera de Estados Unidos.
Ahora acaba de ser elegido el Fotógrafo Joven del Año por el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, un prestigioso museo-escuela que entrega cada año sus Premios Infinity en una concurrida cena benéfica.

Vía.

Anuncios