Alguna vez puse aquí una foto de un café con una hoja de laurel en la superficie. Me lo sirvieron en un bar de La Latina, en Madrid, y lo bebí cuando ya estaba casi frío. Me apenaba destruir el espumoso dibujo. Ahora encuentro en YouTube un artista del café que, si estuviera por estos pagos, me tendría entre sus principales clientes.

Anuncios