Kaspar HauserUna amiga romana está viendo todas las películas de Werner Herzog, fascinada por la fascinación que a su vez siente el actor, director, guionista y productor alemán por las personas cercanas a la locura, el ridículo, la rebeldía, la muerte y el misterio.
Herzog colecciona antihéroes, los documenta y estudia. Hace películas (él se niega a distinguir entre las de ficción y los documentales) en las que esboza un personal retrato de estos seres singulares con el mayor realismo posible en una recreación audiovisual.
Uno de esos personajes herzoguianos es Kaspar Hauser (El enigma de Kaspar Hauser, 1974), quien por estos días, aunque 179 años atrás, apareció vagando por las calles de Núremberg en estado semi-salvaje y escondiendo una historia atroz que jamás logró ser aclarada en su totalidad.
Cuando fue hallado, Hauser sólo pudo apuntar su nombre y su supuesta fecha de nacimiento (30 de abril de 1812) en un papel, pues no sabía hablar, leer ni escribir y sólo aceptaba alimentarse de pan y agua.
Poco después se descubrió que había sido mantenido en cautiverio durante muchos años, aunque nunca se supo con certeza de dónde procedía, quién lo había encerrado ni por qué y tampoco cómo logró liberarse.
Hauser fue educado por su protector y tutor, el abogado Anselm von Feuerbach, quien en base a lo que el propio joven le fue contando (como que había vivido sus primeros años en palacios) se inclinó siempre por la teoría de que se trataba de un príncipe de la casa real de Baden que fue secuestrado y reemplazado por un pequeño moribundo para acabar con su dinastía.
Otras hipótesis posteriores afirman que Hauser podría haber sido el hijo ilegítimo de Napoleón Bonaparte con Stephanie de Beuharnais, la esposa de Karl von Baden, y señalan las similitudes físicas del misterioso muchacho con Napoléon II.
Hauser murió en 1833, a causa de unas heridas de arma blanca recibidas de manos anónimas. Hoy se designa con su nombre al síndrome que padecen los niños que han sido privados del afecto paterno e incluso de todo contacto con otros seres humanos.

Más información:
Kaspar Hauser en Wikipedia

Anuncios