Souad MassiSouad Massi es una de las representantes de lo que se ha dado en llamar “músicas del mundo” (world music) y que no es otra cosa que el folclore de países menores, lejanos y/o pobres redescubierto en el epicentro de la cultura occidental desarrollada.
Si bien es cierto que a algunos puede pesar, e incluso molestar por erróneo el barniz de “excéntrico” y de “novedad” o “música de minorías”, los ritmos que nos llegan gracias a esta corriente nos permiten ampliar nuestros gustos musicales y enriquecer nuestros oídos con nuevas armonías y preciosas voces.
Massi es argelina, aunque vive en París desde hace varios años, tierra que sabe mejor que ninguna dar cálido cobijo a los músicos más personales. Llegó a la capital francesa un día de 1999 para participar del Festival de Mujeres de Argelia y allí se quedó, tentada por la posibilidad de continuar con una prometedora carrera musical que veía sin futuro en Argelia.
Massi tiene un “universo sonoro propio que parte del chaabi norteafricano, pasa por la tradición arábigoandaluza, y llega hasta el folk”*. Proviene de una familia de músicos a los que ha sumado su dulce y cristalina voz y una asombrosa capacidad para transmitir los sentimientos e imágenes encerrados en los sonidos de su lengua.
La joven intérprete -actualmente en gira por Francia, Bélgica y Luxemburgo- defiende sus raíces y tradiciones y aprovecha la visibilidad que le ha dado la música para denunciar los problemas de su tierra y la opresión que sufre su gente.
Ha editado hasta el momento tres discos: Raoui (2001), Deb (2003) y Mesk Elil (2005). Del segundo es esta canción, titulada Yemma:

* Carlos Galilea en El País, 5 de junio de 2006.

Anuncios