Imágenes de Alter Ego

Con Alter ego, el fotógrafo Robbie Cooper propone un actualísimo debate sobre la identidad en la era digital. Millones de personas de todo el mundo interactúan en internet a través de juegos on-line y mundos paralelos como Second Life. Lo hacen representados por figuras digitales que ellos mismos crean y modifican a su gusto. Se las conoce como avatares, palabra que proviene del sánscrito y que se usaba originalmente para denominar a las formas visibles que adoptaban los dioses hindúes para aparecer en la Tierra.
Hoy en día los avatares son virtuales y los puede tener cualquier mortal. Es sobre esa relación, la que se establece entre cada usuario y su representación digital o avatar, en la que indaga el trabajo de Cooper.
A través de la simple contraposición entre ambas imágenes, la real y la virtual, el fotógrafo británico nos plantea diversos interrogantes sobre lo que somos, cómo nos vemos y lo que quisiéramos ser.
Sus instantáneas dobles permiten comprobar que hay personas que buscan un avatar que de alguna forma los “copie”, mientras que otros escogen formas y personalidades distintas e incluso opuestas a las que tienen en carne y hueso. Se da el caso, por ejemplo, de mujeres que tienen un avatar masculino, de quienes llevan una vida rutinaria y de bajo perfil pero añaden todo tipo de poderes sobrenaturales a su imagen virtual o también de discapacitados que se convierten en poderosos superhéroes dentro del ordenador (como el chico de la primera foto).
La comparación también hace pensar, como bien apunta Julien Dibbell en el prólogo del libro que recoge este trabajo (Alter ego. Portraits and Profiles of Gamers and Their Digital Avatars, Christ Boot, 2007, con textos de Tracy Spaight), en la capacidad que tienen algunos usuarios para jugar con su propia imagen, tratando a su avatar como una muñeca digital, y en la construcción que buscan otros de una identidad virtual liberadora de las cárceles sociales, culturales y físicas que los encierran del lado terrenal.

Alter ego se ha expuesto en Londres, Amsterdam, Estocolmo, Berlín y París. Estará de nuevo en la capital británica en octubre próximo, en la galería Proud.

Anuncios