“Desde principios del siglo XX hasta los años ’70, al menos 100.000 niños aborígenes australianos fueron separados a la fuerza de sus familias y puestos bajo la tutela del gobierno, órdenes religiosas y familias blancas.
La idea era que se asimilaran en la sociedad blanca australiana.
Colectivamente se les empezó a llamar la generación robada”.

Hoy el Tribunal Supremo de Australia marcó un hito en la historia de ese país al conceder la primera compensación económica a una víctima de esta espeluznante -y lamentablemente más común de lo que creemos- práctica.
Lee más AQUÍ.

Anuncios