El tema del último post (Yo digo canilla, tú grifo) y la buena acogida que tuvo entre visitantes del blog, amigos y familiares me llevó a recuperar mi vieja idea de editar una especie de manual de uso del castellano en Argentina y en España que recogiera sus diferencias, tanto de palabras como de significados, además de las expresiones más comunes a cada lado del océano y otras curiosidades idiomáticas.

Efectivamente, la idea era antigua y de ahí lo de “manual”. Hoy eso se traduce en blog. Este nuevo espacio es: No hablamos igual.

Anuncios