Diálogo entre J. (34) y su sobrino C. (16), criado desde pequeño en New York y de visita por unos días en España:

J – Dame tu correo electrónico así a partir de ahora estamos más en contacto.
C – No tengo e-mail.
J – ¿Cómo que no tienes?
C – No tengo. No uso. Ninguno de mis amigos tiene. Nosotros usamos MySpace para todo. Te doy mi alias y me buscas allí.

(Stay tuned)

Anuncios