.

.
Cuando comenzó esto de internet se pensaba que el negocio estaba en cobrar por los contenidos. Años después está claro que allí no está la fuente de ingresos, sino en la publicidad que atrae el tráfico (número de visitantes), en ofrecer servicios extras o complementarios y en los negocios paralelos derivados de todo esto.
Así lo ha entendido elpais.com y en una sabia decisión da marcha atrás y a partir de hoy permite consultar en internet tanto la edición on-line del periódico como la impresa (antes a esta última sólo tenían acceso quienes pagaban una suscripción). Ahora cobra solamente por la consulta de las páginas en pdf. ¡Qué gusto contar por fin con esta hemeroteca!