A dos años de su nacimiento, el blog de blogs literarios El boomeran(g) se renueva. Como explican desde la Oficina del Autor, área del Grupo Prisa encargada de este proyecto, el concepto no ha cambiado: sigue tratándose de una micro-red de blogs escritos por escritores y relevantes personajes del mundillo académico y periodístico. El relanzamiento del site tiene más que ver con un esperado cambio de diseño (se agradece el avance, aún tímido, hacia un estilo más depurado, visual y participativo) y con un crecimiento que habla a las claras del acierto de la propuesta en este auge de la blogosfera.
Así, a la plantilla existente de bloggers de El boomeran(g), conformada por Marcelo Figueras, Vicente Verdú, Xavier Velasco, Jean-Françoise Fogel, Sergio Ramírez, Javier Rioyo, Basilio Baltasar y Félix de Azúa (Santiago Roncagliolo abandona en el nuevo esquema), se suman a partir de ahora Rafael Argullol, Jorge Volpi (había estado en una etapa inicial y ahora regresa con promesa de continuidad), Víctor Gómez Pin y -¡albricias, por fin una mujer! ¡han escuchado el clamor popular!- Clara Sánchez.
Jorge E. Benavides Otra novedad -en lo personal la que considero más interesante- es el taller on-line y abierto de escritura que impartirá Jorge Eduardo Benavides. El escritor peruano lo plantea como “un espacio en el que los participantes nos enfrentamos juntos a este esquivo oficio para sugerir y orientar el avance del texto literario que acometemos con mayor o menor fortuna”.
Ajeno a fórmulas rotundas y convencido de los buenos frutos que dan la práctica constante y la lectura, Benavides organizará el tutorial en torno a consignas quincenales que les propondrá a sus lectores y mediante el análisis de la producción literaria que la respuesta de aquellos genere. También ofrecerá apuntes sobre aspectos genéricos de la literatura, explicará recursos y trucos propios de la creación literaria y compartirá textos de autores reconocidos que puedan servir de guía a los aspirantes a emularlos.
El autor -finalista 2003 del Premio Rómulo Gallegos y con una cuarta novela a punto de ver la luz- ha comenzado su taller solicitando a los anónimos y voluntarios participantes que le envíen un texto de no más de dos páginas de extensión (descripción, fragmento de novela o cuento) para ir conociéndolos y “soltando la mano”, ya que, como él mismo postula con convencimiento tanto en la web como en los talleres presenciales que da en Madrid, “la única manera de aprender a escribir es escribiendo”.