Un legislador estadounidense acaba de presentar un proyecto de ley para penar con una multa de mil dólares y cárcel en caso de reincidencia a quienes roben cajas de productos lácteos.  En inglés se las conoce como “milk crates” y, aunque son propiedad de las empresas, se ha puesto de moda en el país norteamericano robarlas para fabricar con ellas (son de plástico duro y vienen en varios colores) todo tipo de mobiliario. Las compañías lácteas presionan para que se tomen medidas, ya que las pérdidas producidas por esta cada vez más extendida costumbre se han disparado.
Los diseñadores canadienses Shawn Moore y Julie Nicholson, de MADE, presentaron recientemente una línea entera de muebles y objetos que recoge esta tendencia “que se ve en los pisos estudiantiles pre-Ikea”, según Treehugger. Estos son algunos de sus trabajos:

Lámpara
Taburetes
Esta otra prueba de la creatividad y el ingenio popular la encontré en Flickr y aparentemente está en una guardería infantil:

Librerá

Anuncios