calendario chino/chinaonline.cn.comEsta noche los chinos despiden el maravilloso año del cerdo y dan la bienvenida al año de la rata astuta. El festejo será singular por los numerosos inconvenientes que está causando en China un intenso temporal de nieve que, además de causar víctimas, dificulta los traslados (es costumbre allí reunirse con la familia en esta semana festiva, la más importante del año) y el suministro de energía, agua e incluso de provisiones.
El año que comienza para los chinos este 7 de febrero de acuerdo al calendario lunar es el número 4705. Ellos nombran a cada período de doce meses como cada uno de los doce animales de su calendario (rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo), aunque también recibe los atributos de un elemento (agua, madera, fuego, tierra o metal) y un nombre formal que se repite cada 60 años en base a la combinación de ambos símbolos. El de este 2008, regido por la tierra, es Wu Zi. El sistema puede parecer complicado, pero para los chinos es parte vital de su tradición y cultura, y antiguamente no era extraño que muchas personas no supieran decir con exactitud cuántos años tenían pero sí bajo el influjo de qué animal y de cuál elemento habían nacido.
A cada uno de los doce animales se le atribuyen determinadas características que por tanto se trasladan al año que les toca. Contrariamente a lo que podríamos suponer los occidentales, el año de la rata es asociado con la astucia, la determinación, la iniciativa y el valor, fundamentalmente porque el roedor encabeza la docena de mascotas preferida por los chinos y se cuenta que se ganó ese lugar engatusando al emperador de jade para ser convocado en primer lugar. Se dice también que quien nace este año será emprendedor, agresivo, poderoso, disciplinado y exitoso profesional y económicamente, aunque deberá aprender a ser honesto y desprejuiciado. Por todo esto, se vuelve a anunciar (el cerdo parecía inspirar lo mismo) un probable baby boom chino.

Anuncios