La frontera entre la cordura y la locura, que siempre fue difusa, parece volverse aún más cercana en el caso de los artistas. Muchos de ellos, a lo largo de la historia, han sido también pacientes psiquiátricos o han tenido prolongados períodos Yayoi Kusamaoscuros que, lejos de menguar su arte, han ido unidos de alguna manera -como origen o tal vez como consecuencia, esto es como el huevo y la gallina- a la profundización de su talento.
Una de ellas es la escultora, pintora y novelista Yayoi Kusama, quien está considerada como una de las artistas vivas más importantes de Japón. Kusama, de 78 años, es tremendamente prolífica y activa, pese a que lleva más de treinta años recluida en un centro de salud mental de Tokio.
Desde los diez años la han obsesionado los lunares de colores, que reproduce sobre todo tipo de superficies en busca de expresar la vastedad del infinito (ella llama a sus puntos, justamente, infinity nets, es decir “redes del infinito”). Utiliza óleos y acuarelas, y más adelante introduce espejos, luces y otros elementos escénicos, además de realizar performances al aire libre, participar en películas y trabajar en el mundo de la moda*.
Entre 1957 y 1973 vivió en Nueva York, donde se convirtió en musa y representante de la avant-garde y se metió de lleno en el activismo político y la movida cultural. De vuelta en su país natal, sumó a sus pinturas, esculturas e instalaciones el oficio de escritora, en el que también ha recibido numerosos premios y reconocimientos. Desde entonces reside por voluntad propia en un hospital psiquiátrico, aunque sale coInstalacion de Yayoi Kusaman frecuencia para trabajar en su estudio, ubicado en las proximidades, o para asistir a las inauguraciones de sus exhibiciones individuales y colectivas.
Por estos días se estrena en Japón un documental sobre su vida y su obra (Near equal Kusama Yayoi, del realizador Takako Matsumoto), al tiempo que exponen sendas muestras de su trabajo  la galería Victoria Miro, de Londres, y el Kennedy Center, de Washington.

.

*No puedo dejar de hacer hincapié en la semejanza entre la estética de Kusama y la de la española Ágatha Ruiz de la Prada, tal vez por el abuso del color y las formas geométricas. Aunque hasta físicamente tienen “un aire”.
Escultura de Yayoi Kusama

Links:
Web oficial de Yayoi Kusama
Web del documental

.

.

.

.

Anuncios