Julio Florencio CortazarHoy se cumplen 24 años del fallecimiento del escritor argentino Julio Cortázar, autor de Rayuela, Bestiario e Historias de cronopios y de famas, entre otras novelas y libros de cuentos. Amante de los gatos, el mate y el jazz, este hombre con cara de niño y cuerpo de gigante fue vencido por la leucemia a los 69 años en su casa de París, el 12 de febrero de 1984, un año y medio después de la muerte de su tercera y última mujer, la escritora canadiense Carol Dunlop.
Cortázar había nacido en Bruselas debido al trabajo de su padre, funcionario consular, pero pronto regresó con su familia a Argentina, donde estudió y, mientras comenzaba a publicar sus primeros cuentos, ensayos y poemas (éstos bajo el seudónimo Julio Denis), trabajó durante años como maestro de escuela y traductor. 
En 1951 volvió al Viejo Continente, y aunque nunca más regresó salvo de visita, siempre se mantuvo muy unido a su país de origen, donde publicó muchos de sus libros. Durante una larga etapa alternó su labor de escritor con la de traductor para la Unesco. Se involucró activamente en las luchas independentistas de América Latina y en la defensa de los derechos humanos.

Aunque Rayuela es un libro sorprendente, de formato revolucionario para la época en la que fue publicado (se puede leer de dos formas: de corrido o saltando varias páginas hacia adelante o hacia atrás siguiendo las indicaciones del autor) y con párrafos magistrales, son los cuentos de Cortázar los que, para mi gusto, no pueden dejar de ser leídos, disfrutados y estudiados. Sus relatos tiene el toque justo de descripción y acción, y gracias a ello saben atrapar al lector, lo llevan de viaje a parajes insospechados y lo depositan, de vuelta en la realidad, con la mirada más amplia y los latidos acelerados. A mí me gustan especialmente “Cirse”, “Casa tomada”, “Final del juego” y …tantos más. AQUÍ pueden leerlos, e incluso escuchar algunos de ellos en la voz de su autor.

Anuncios