El actual conflicto entre la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y el campo dio la vuelta al mundo. Aquí en España la protesta del sector agrícolaganadero argentino por una nueva subida de las retenciones (con la que superan el 40 por ciento) y la cerrada negativa de la mandataria a contemplar otros mecanismos impositivos se presentó como “el primer cacerolazo contra el gobierno de la (flamante) presidenta” y se limita a mostrar las consecuencias (paro, cortes de ruta, principio de desabastecimiento).
Llevo días leyendo diarios locales y blogs de compatriotas y hablando sobre esto con amigos y familiares para tratar de comprender qué es lo que realmente sucede. Argentina siempre es difícil de entender. Aún con años y años de análisis (y de psicoanálisis) nosotros mismos no hemos logrado encontrar una explicación consensuada a la razón de nuestra desgracia bíblica en forma de crisis cíclicas y corrupción permanente. Yo sospecho hace tiempo que, como sucede con casi todo, el problema está en nosotros mismos, en nuestra idiosincrasia.
Pero si algo bueno tiene vivir en estado de permanente zozobra es nuestra (ya bien conocida internacionalmente) innegable capacidad para adaptarnos a todo, picardía innata y facilidad para reirnos de nosotros mismos. Durante esta semana he recibido buena prueba de ello en mi casilla de correo electrónico: decenas de canciones, presentaciones y textos abordando el conflicto desde diversos ángulos pero todos ellos con asombrosa ironía y agudeza.
La que sigue a continuación es una muestra, una de las más graciosas, y también mi homenaje a los paisanos de mi tierra y de mi infancia, porque la gente de campo que yo conozco efectivamente va desde los que circulan en 4×4 (reemplazo moderno de los viejos jeeps y rancheras, imprescindibles para moverse por caminos de tierra y a campo traviesa pero señalados por Fernández de K. como el símbolo de la “oligarquía” a la que hay que dirigir las lanzas en esa estúpida guerra entre pobres y ricos que quiere crear) hasta los que tienen un sólo par de alpargatas y se llenan la panza con mate. Pero todos trabajan y dependen de lo mismo, y a ninguno beneficia vender dos camiones de soja, pagar con la ganancia íntegra de uno los impuestos y con el ochenta por ciento de las ganancias del otro los gastos y repartirse el exiguo veinte por ciento (con suerte, y todo esto si no hubo heladas ni plagas ni inundaciones). Sin que nada cambie. Sin que haya justicia tributaria, ni seguridad, ni mejor sanidad y educación públicas. Lo dicho, mejor un toque de humor:

Se va la segunda
Dispués de vender las vacas
Soja, apero, carro y chata
Junto a cuatro ovejas guachas
Rancho, trigo y maizal
Libre de todo al final
 Y  bien sacadas mis cuentas
Dispuesto a vivir de rentas
Me largué a la capital
Ay nomás al primer día
Tuve una fea emoción
Metieron una retención
Que en mente yo no tenía
De entrada me la aguanté
Pero al correr de los días
Sentí que me la ponían
Y comencé a enloquecer
Pero está loca esta mina
Que  te pasa che Cristina
Vos no tenís corazón
Yo comprendo y con razón
Que sos tipa e`gastar mucho
Y que con esta retención
No te alcanzan pa` los pucho
Ni para una carterita
De las que hace luis vuitton.
Que solo te da emoción
Comprar parte `el Calafate
Mientras le llenás el mate
A los pobres argentinos
 Para incitar al destino
A pelearse entre hermanos
Del campo y capitalinos.
Ahora yo me pregunto
Pa`que te sirve la mosca*
Si no hicieron una bosta
Pero salís en revistas
De moderna haciendo gala
Que va a venir el “Tren bala”
Y no terminás la autopista
Con la guita que en un año
El pago nuestro te entrega
Podríamos tener escuelas,
Rutas nuevas y salud
Pero si no hay actitú
Pa`pensar en federal
Esto va a seguir igual
Y aunque aguante el nepotismo
En lugar de ser mejor
Serás  “menos de lo mismo”
Y ahora que me despido
Espero Diós te acompañe
Y que el tuerto no te engañe
Cuando te dé información
Al meno`en esta ocasión
Que el kilombo se te escapa
Tratá que el olor a caca
Que a cuatro vientos se incita
No te transforme de pronto
En la otra “Isabelita”.
                                                            Sojerman**

* Dinero (si hay algún otro término que no se conozca, por favor decirlo en los comentarios y agrego definición)
** Este texto me llegó por correo sin más detalles de su autor. Si alguien se identifica como tal será bienvenido el dato.

Actualización 04/04/08

Hoy a las 20 horas un grupo de argentinos residentes en España realizarán un “cacerolazo” frente a la Embajada argentina. Los concentración fue organizada con el ánimo, explican los organizadores, de manifestar su oposición a “la concentración de poder y el autoritarismo” y su rechazo a la violencia y al uso de la fuerza.

Posts relacionados:
Cristina, presidenta
¿Quieres un mate?

Anuncios