Pegatina que se pone en los libros liberadosUna tarde de principios de diciembre de 2005 abandoné 20 poemas de amor y una canción desesperada sobre un muro en una calle de Chefchaouen, en Marruecos. Tenía la esperanza de que alguien lo recogiera, lo leyera y lo dejara a su vez en algún otro sitio público para que el magistral poemario de Neruda fuera saltando de corazón en corazón sin recalar en ninguno más que a través de la memoria de lo leído y el recuerdo de los sentimientos que esas palabras evocaron. Hasta el momento no he recibido noticias de su paradero. Es posible que nunca más sepa de él o que dentro de unos años alguien mande un aviso diciendo que lo encontró en la otra punta del globo: forma parte del juego del bookcrossing.
Para quienes son aficionados (yo no tuve la constancia más allá de ese primer intento) y para los que sienten curiosidad hay una cita en Madrid entre el jueves y el domingo próximos, cuando se realizará el V Encuentro Nacional de Bookcrossing. Entre otras actividades, los bookcrossers españoles han organizado una liberación masiva de libros para el sábado a partir de las 12 en el Paseo de Coches del Parque del Retiro. Todo aquel que se acerque a la zona podrá “cazar” un libro, llevárselo a casa para leerlo y liberarlo posteriormente, o, si lo prefiere, puede acudir con sus propios libros para liberar.
En España el bookcrossing cuenta con alrededor de 33.000 afiliados, lo que la sitúa en el quinto lugar en el ranking de países donde funciona este movimiento. Barcelona es la ciudad con más bookcrossers (unos 6.100), seguida muy de cerca por Madrid (5.400).

Links:
Bookcrossing España

Anuncios