estatua

 

Madrid está llena de estatuas de piedra y bronce, pero también de las de carne y hueso con hucha. Entre estas últimas hay decenas de blanquísimas figuras de aire griego -las primeras que inauguraron esta moderna representación callejera- y algún que otro robot, hombre del espacio y torero. Me encantan, aunque creo que ninguna llega a alcanzar la perfección de estos gemelos de arena que se ubican a la vera del Paseo del Prado y que por momentos parecían creaciones muy bien logradas de otro tipo de artistas

Anuncios