Enemigos Públicos. Fui en cuanto la estrenaron, ansiosa por ver una película que la gran parte de la crítica describe como lo mejorcito de la temporada y desde luego de su director, Michael Mann. Me decepcionó. No tiene el ritmo ni el suspense necesarios para ser de acción, el guión resulta en algunos tramos confuso y superficial y le sobra taaanto romanticismo que cuesta reconocer en este edulcorado John Dillinger (Johnny Depp) al legendario delincuente que asoló y encandiló a Estados Unidos en los años ’30.

CaminandoStill Walking. La japonesa es, por el contrario, una pequeña joyita. En esta película Kore-eda Hirokazu propone una reflexión sobre la familia, la incomunicación y la incomprensión entre generaciones, el cambio de valores y las diversas formas de encajar el dolor. No busca encandilar con efectos; se sostiene en un guión cercano, rico en lecturas y significados (de esos que dejan lugar a la interpretación e imaginación del espectador sin caer en la tentación de ser crípticos) y en un reparto estupendo que borda tanto el drama como los muchos momentos de casera comicidad.

Anuncios