tuatuTenía pendiente comentar lo sucedido durante la conferencia organizada por Tú a Tú en el SIMO. La verdad es que resultó un debate muy animado e interesante acerca de las relaciones obligadas pero no siempre bien avenidas entre los periodistas de los medios y los que trabajan en los gabinetes de prensa y las agencias de comunicación y relaciones públicas. Bárbara Yuste (ABC) y yo dimos nuestro punto de vista y respondimos a las preguntas de los asistentes, la mayor parte integrantes del segundo grupo y como tales muy curiosos acerca de nuestra visión sobre su trabajo y cómo podría mejorarse.

En mi opinión la nuestra debe ser una colaboración cercana y respetuosa, basada en el conocimiento mutuo de las funciones y objetivos de cada parte. Y mientras los periodistas de redacción deben recordar siempre que el que está al otro lado es también un profesional y su opción laboral es tan válida como la propia (en nuestra profesión suele haber cierto “desprecio” y muchos prejuicios hacia los periodistas de empresa y “prenseros”), los que trabajan en gabinetes y agencias tienen también que cuidar ciertos aspectos que a veces hacen que su contacto sea más molesto o fútil que provechoso.

En ese sentido aporté algunos consejos que me parecen básicos y que muchos conocen pero pocos tienen en cuenta:

1- Conocer el medio al que se envía el material de prensa y la labor del periodista al que va dirigido. No sirve de nada (absolutamente de nada) enviar un informe sobre el desempleo a un medio cultural, o un comunicado acerca de un nuevo medicamento a un periodista especializado en Educación.

2- No hacer envíos masivos por defecto. En muy pocos casos vale la pena enviar lo mismo a una larga lista de periodistas y además esos correos suelen tratarse como spam. Hay que evaluar en cada caso qué destinatario/s incluir, dónde interesa más salir. Si la noticia la recoge un agencia de noticias no es necesario enviar lo mismo al resto.

3- Internet debe ser un gran aliado también de las agencias. ¿Por qué poquísimas tienen salas de prensa online bien montadas (con material audiovisual, datos de contacto, enlaces, RSS, etc.) y actualizadas al instante? ¿Por qué ninguna envía cada tanto un vídeo o un audio en lugar de un comunicado en texto? ¿Por qué es tan difícil a veces conseguir de ellas buenas imágenes para ilustrar los temas? La reconversión de los medios de comunicación en esta era digital es un tema que les atañe de lleno y les obliga también a aprender y a transformarse rápidamente.

4. El acoso nunca funciona. Las llamadas vacuas no sirven, hay que ofrecer un valor añadido. Algunos periodistas de agencias se pasan con el teléfono y terminan por no ser escuchados o atendidos (en esta entrevista en vídeo que me hicieron los compañeros de Ágora News me explayo más al respecto). Los correos electrónicos no se pierden salvo contadísimas excepciones, son una de nuestras principales fuentes de noticias así que los periodistas lo consultamos constantemente y ya sabemos distinguir el heno de la paja. Cuando las agencias se acercan peligrosamente al acoso sólo provocan antipatía y que ésta prime incluso sobre el interés informativo de lo que envian. Si quieren caer realmente en gracia y “vendernos” sin mayores dificultades un tema tienen que aportar (odestacar) algo en la llamada: un punto de vista original, un enfoque diferente, un dato hasta entonces desconocido, la oferta de material exclusivo o de una entrevista interesante, etc.

Seguro que me olvido de otros puntos que surgieron en el debate, pero creo que estas reflexiones pueden ser un buen punto de partida.

Anuncios