Christoph WaltzMalditos bastardos, como todas las de Tarantino, me resultó muy entretenida. Disfruté mucho del trabajo del actor austríaco Christoph Waltz (del de Brad Pitt no tanto, y es que aunque me pese debo admitir que su cara redonda de niño guapo le juega en contra en determinados papeles).

.

Melissa LeoFrozen River es la ópera prima de la directora Courtney Hunt. También me gustó. Es una historia pequeña y bien contada. Y Melissa Leo me provocó dos placeres: el primero, no tan infrecuente, de ver una buenísima actuación; el segundo, casi milagroso, de encontrar a una actriz que aparenta la edad que tienen ella y su personaje, que muestra arrugas y estragos y ninguna cirugía.