La primera vez en mi vida que gano algo en un concurso y es un iPad. ¿No está mal, verdad? Claro que no fue una cuestión estrictamente de suerte: tuve que poner algo de mi parte, porque se trataba de un concurso de frases ingeniosas. Asi es que desde hace unos días disfruto de ese objeto de deseo que es el último invento de Apple (marca que debe ser estudiada, y recordada, fundamentalmente por su exitosísima estrategia de marketing).

El iPad es, sobre todo, bonito. Elegante, moderno y con una muy conseguida definición en su pantalla. Pero no me parece del todo funcional y muy poco evolucionado respecto de su hermano menor, el iPod. Por supuesto que, debido a su tamaño, los vídeos se ven mucho mejor en la tableta, pero al no tener puertos USB ni cámara y contar sólo con conexión wi-fi (la que yo gané, que es de las primeras que salieron, no tiene 3G, pero a caballo regalado…) no resulta del todo práctica.

Me queda probar el que pienso que es su uso primordial y distintivo, el de lector electrónico.A ver qué se siente al leer un libro sin pasar páginas de papel.

Anuncios