Gracias a otro magnífico post del Gran Lobo rescaté este otro escrito de mi compatriota y colega Leila Guerriero: “¿Dónde estaba yo cuando escribí esto?”

En él, Guerriero desvela los secretos -sus secretos- para escribir una buena crónica. Habla del instinto, la concentración, la observación, el sudor y la pasión como herramientas esenciales del trabajo periodístico. Es de esos textos para imprimir (lo que equivale casi a enmarcar, en una época en que ya no imprimimos nada), subrayar, leer y releer, aprender y guardar.

Si quieren saber más de esta periodista aquí hay una entrevista reciente que le hicieron.

Guerriero ganó el año pasado el premio de la FNPI (Fundación Nuevo Periodismo Latinoamericano) por el reportaje “El rastro en los huesos”, publicado en Gatopardo.

Anuncios