Normalmente los gurúes del mundo emocional me dejan indiferentes, o directamente me aburren. Pero la charla con David J. Pollay me dejó pensando. Y , por algún motivo, su llamado a comprometerse a no recibir ni remover ni trasladar ni arrojar basura emocional (malos sentimientos, frases dañinas, mal humor, negatividad, pesimismo) me ha puesto en alerta. Pienso que somos mejores, y vivimos mejor, si nos centramos en lo bueno, en nuestros objetivos y en la gente que nos aporta cosas valiosas. No tenemos tiempo para otra cosa.

Aquí, el fruto de esa entrevista:

David J. Pollay: “A los ‘vertedores de basura emocional’ hay que dejarlos pasar de largo”

Anuncios