La realidad es compleja, y creo que uno también lo es. El tema no es buscar complejidad, la poesía no es una cuestión de voluntad y aunque habrá quien lo hace, en lo general no es cosa de buscar una expresión compleja o simple, sería un error. Lo que hay que buscar es lo que uno necesita expresar, la obsesión. Lo complejo es la poesía misma, en el sentido de que es inaferrable, y la búsqueda de un milagro es lo que empuja a escribir.
Lo dijo Juan Gelman al ser consultado en una entrevista sobre las dificultades de su oficio, el de poeta. El mismo que lo ha mantenido en la lucha, tenaz y apasionado, durante todos estos años.
El 3 de este mes Gelman cumplió 77 años. Hijo de ucranianos emigrados a Argentina, vivió allí hasta que el exilio lo llevó a Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y México, donde reside en la actualidad.
El único hijo del poeta es un desaparecido más de la dictadura militar argentina junto con su esposa, quien estaba embarazada cuando los capturaron a ambos en un registro en el domicilio familiar. En 2000, y tras largos años de búsqueda, Gelman logró encontrar a su única nieta.

Casualmente, hoy Gelman está en España, concretamente en Málaga. Leerá esta tarde sus poemas en el Salón de Plenos de la Diputación.
Además, puedes leer las inquietudes del poeta en su propio blog.

Anuncios